Zona de pruebas

Destacamos

Indicadores Bibliométricos. Desde 2012, el Programa de Información Científica de Conicyt ha publicado series de indicadores bibliométricos para evaluar la productividad científica de personas e instituciones. Estos son los enlaces donde se encuentran disponibles dichas publicaciones:


 
Open Citations Corpus (OCC). Es un proyecto iniciado en 2010 por JISC en el Reino Unido (www.jisc.ac.uk) para establecer y desarrollar un repositorio abierto de citaciones.
 
 
Servicios de información Conicyt
 
* Cybertesis, publicación y difusión de tesis en línea
- Universidad de Chile
- Universidad Católica del Norte
- Universidad Austral de Chile
- Universidad de Concepción (Campus Chillán)
- Universidad del Bío Bío
- Pontificia Universidad Católica de Valparaíso
 

 

Boletin Latinoamericano y del Caribe de Plantas Medicinales y Aromáticas, BLACPMA
indizado en Web of Science a partir del volumen 7, núm. 1 (2008)

 

PhysMath Central  es una plataforma de publicación independiente operada por BioMed Central.
Entrega acceso inmediato a la investigación en física y matemáticas arbitrada por pares.
 

 

Directory of open access journals

 
* Public Library of Science
 

Open Repository es un servicio de BioMed Central para construir, distribuir y mantener repositorios institucionales, basado en el software DSpace.

 
Portada arrow Consorcio
PDF Imprimir Correo electrónico
El Consorcio para el Acceso a la Información Científica Electrónica se creó en 2002 por iniciativa de Conicyt. Está formado por las 25 universidades del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas, la Comisión Nacional de Investigación Científica y Tecnológica, Conicyt, el Instituto Antártico Chileno, que se integró como miembro asociado en 2007, el Servicio Nacional de Geología y Minería, aceptado en julio de 2011 como institución asociada y el Ministerio de Educación, que se incorporó en julio de 2013. 
 
Es una entidad de derecho privado sin fines de lucro y con personalidad jurídica propia, otorgada el 7 de octubre de 2004 por el Ministerio de Justicia del Gobierno de Chile. En ella sólo participan personas jurídicas.

Su Directorio está presidido por el Rector de la U. de Santiago de Chile, Juan Manuel Zolezzi Cid. Conicyt es miembro permanente del Directorio y también su Secretaría Ejecutiva.


El cargo de Secretaria Ejecutiva lo desempeña la periodista, Magíster en Gestión y Políticas Públicas y Magíster en Comunicación Pólítica, M. Soledad Bravo M.
 
Misión
Cincel es una institucionalidad público-privada que diseña, ejecuta y evalúa políticas nacionales de adquisición y gestión de recursos de información de alto valor, físicos y/o electrónicos para sus instituciones socias. También busca asegurar el acceso a la información científica mundial, en forma equitativa, a todos los grupos de investigación en Ciencia, Tecnología e Innovación, con independencia del lugar donde se localicen.

Logros: la infraestructura nacional de acceso a la información científica
Hoy Cincel administra una infraestructura nacional de acceso compuesta por distintos recursos de información, cuya adquisición ha sido cofinanciada entre las instituciones socias y Conicyt:

  • Web of Science: Adquirida a partir de 2002 y con acceso retrospectivo hasta 1988 sólo para los socios de Cincel. Por su alto costo, hasta la creación de Cincel ninguna institución, salvo Conicyt, había podido comprar una suscripción.
  • Otras herramientas para bibliometría: Scopus y Journal Citation Reports.
  • Colección de revistas en texto completo (Biblioteca Electrónica de Información Científica, BEIC): Gracias a un convenio de colaboración suscrito con Conicyt en 2006 y renovado sucesivamente en 2010, 2011, 2012 y 2013, Cincel adquirió suscripciones para una colección de más de cinco mil revistas en texto completo, pertenecientes editores de alto impacto: Elsevier, Wiley-Blackwell, Springer, American Chemical Society, Annual Reviews, Nature Publishing Group, Oxford University Press y AAAS (Science Magazine). El acceso a las colecciones con un valor para el año 2013 de USD 11.522.132, que paga íntegramente el Estado de Chile a través de Conicyt, está disponible desde enero de 2008 a través de las redes IP institucionales. Los acuerdos con los editores han incluido sesiones de capacitación para todos los usuarios. Entre enero de 2008 y octubre de 2013 los usuarios de BEIC descargaron más de trece millones de artículos en texto completo.
El acceso a los recursos está abierto a otras instituciones
Otras instituciones que no tienen la calidad de socias de Cincel pueden comprar los servicios que la Corporación ha contratado para sus socios, mediante el pago de las suscripciones directamente a Cincel, quien documenta la compraventa con una factura exenta, además de firmar un convenio que regula el uso de los recursos.
Con ese modelo, desde 2008 Cincel vende servicios a las universidades Andrés Bello, Adolfo Ibáñez, del Desarrollo, Autónoma de Chile, Alberto Hurtado, Diego Portales, Mayor y de Los Andes, al Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA, y a la Clínica Alemana.
 
Los desafíos que enfrenta Cincel
La diseminación de los resultados de las investigaciones científicas ha sido siempre una parte crucial del proceso de producción de nuevo conocimiento. Las nuevas tendencias en el campo de la comunicación científica indican que el suministro regular de recursos de información de alto costo para las comunidades de investigación es una condición necesaria para asegurar la pertinencia y la calidad de las iniciativas que éstas emprendan, es una inversión costo-eficiente y tiene una correlación positiva con la productividad científica de personas e instituciones
En una economía basada en el conocimiento, la capacidad de crear y diseminar la más reciente información científica y tecnológica se transforma en una determinante de la prosperidad, y resulta crucial para optimizar el rendimiento de la economía y el retorno social del gasto en I&D.
Así, los recursos de información deben ser vistos como un componente de las infraestructuras y equipamientos mayores para hacer ciencia, ya que ello genera externalidades positivas que el Estado debe, por tanto, ayudar a financiar de manera permanente, junto con evaluar el impacto de esas iniciativas en el aumento de la productividad científica de personas e instituciones y diseñar e implementar mecanismos alternativos de acceso en el caso de comunidades de investigación más reducidas.